Inicio de la celebración del bicentenario del nacimiento del P. Jaime Clotet, cofundador de la Congregación

Feb 4, 2022 | Fundadores, La Congregación

Hoy, 4 de febrero de 2022, al celebrar el aniversario de la muerte del P. Jaime Clotet, uno de los cofundadores de nuestra Congregación, iniciamos la preparación especial para celebrar el bicentenario de su nacimiento el 25 de julio de 2022 en Manresa (España). Tenemos cinco meses para prepararnos a celebrar con alegría y gratitud este aniversario claretiano.

Nuestro último Capítulo General nos invita a “beber de la fuente de nuestra espiritualidad claretiana en su origen y desarrollo…” (QC 48). Recordar la vida del P. Clotet nos permite acercarnos a las fuentes de nuestra espiritualidad claretiana en su origen y en su primer desarrollo. El P. Jaime Clotet fue el misionero más joven de los cinco que se reunieron junto con el P. Claret en la celda del seminario de Vic el 16 de julio de 1849 para la fundación de nuestra Congregación; contaba tan solo con casi 27 años (los cumplió justamente nueve días después). Fue testigo privilegiado del despertar de nuestro carisma misionero en la Iglesia desde una atalaya estratégica, ya que fue Subdirector General durante treinta años, desde 1858 hasta 1888. Además, fue el formador de las primeras generaciones de hermanos en la Congregación, para quienes, ya en 1858, compuso el Directori dels Hermanos Adjudants. Las divergencias que tuvo con el P. Xifré son el testimonio de su espíritu delicado y de su deseo de atender a los misioneros con lealtad exquisita. Ambos, el P. Clotet y el P. Xifré, con su amor y entrega incondicional a la Congregación, nos muestran que el amor fraterno hace posible superar las dificultades e integrar las diferencias.

Fue el misionero del primer siglo de nuestra Congregación que más admiración manifestó por el P. Fundador. Aunque solo convivieron durante breves temporadas, tuvo la dicha de acompañarle durante su última enfermedad y en su muerte en el monasterio de Fontfroide (Francia). Las cartas que diariamente enviaba al Superior General y a otros Misioneros y amigos informándolos del proceso de su enfermedad y muerte son un verdadero monumento de su amor filial. Podemos considerar al P. Clotet como el principal biógrafo del P. Claret en la primera hora de la historia claretiana. Recogió muchos documentos y testimonios de personas que habían tratado directamente con el Fundador. En las semanas siguientes al fallecimiento del P. Claret publicó en el Boletín Diocesano de Vic unos cálidos Apuntes biográficos del Excmo. e Ilmo. Sr. D. Antonio María Claret, e inmediatamente promovió la publicación de la primera biografía del Santo, compuesta por su amigo D. Francisco de Asís Aguilar, a quien proporcionó abundante y valiosa información. En 1882 publicó su Resumen de la Admirable Vida del Excmo. e Ilmo. Sr. D. Antonio María Claret y Clará, biografía seguida de una rica colección de testimonios. Finalmente, por encargo del P. José Xifré, en 1891-92 elaboró la Vida Edificante del P. Claret, Misionero y Fundador, de casi 1.000 páginas, que permaneció inédita hasta el año 2000. A partir de 1889 trabajó afanosamente por la beatificación del P. Fundador. Al P. Clotet le debemos gran parte de la riqueza documental con la que contamos para adentrarnos en la vida y el espíritu del P. Claret.

Además, el P. Clotet fue un gran misionero, sobre todo en su dedicación a la predicación, en especial a la catequesis de sordos. En un tiempo en el que estas personas eran excluidas de la sociedad y estaban desatendidos en su educación, el P. Clotet se dedicó con amor y pasión a su evangelización. Publicó para ellos un catecismo y un manual del catequista. Diversos colectivos catalanes de personas con esta discapacidad le tienen especial gratitud y devoción. En Ciudad de México existe un colegio para ellos dedicado a su memoria.En junio de 1897, ya casi ciego, tuvo la suerte de acompañar los restos del Fundador en su traslado de Fontfroide a Vic y de participar en las solemnes honras fúnebres que se le tributaron en la catedral vicense. Al año siguiente, el 4 de febrero, el P. Jaime Clotet murió en olor de santidad en la casa-misión de Gracia (Barcelona). Sus restos descansan en un altar lateral del Santuario del Corazón de María de Barcelona. Introducida su causa de beatificación, el papa Juan Pablo II le declaró Venerable el 13 de mayo de 1989.

Que su memoria sea para nosotros una inspiración y una llamada a cultivar el arraigo en Cristo, la identificación con el carisma claretiano, el amor a la Congregación y la pasión misionera por los más pequeños y necesitados.

Categorías

Archivo