Un viaje audaz a Ucrania

Abr 3, 2022 | Claretianos hoy, Polska

Boryslav, Ucrania. Ofrecemos ahora la información sobre el viaje del Superior Provincial, el Ecónomo y el Secretario de Polonia a Ucrania del 29 al 30 de marzo de 2022:

Los días 29 y 30 de marzo de 2022, junto con el Ecónomo Provincial, Hno. Tadeusz Lihs, CMF, y el Secretario Provincial, P. Łukasz Przybyło, CMF, fuimos a Ucrania. De hecho, nuestro viaje a Ucrania ya había comenzado antes, porque incluía la compra y preparación de los artículos más necesarios, no sólo para los que son ayudados directamente por nuestros hermanos y las Hermanas (Pequeñas Siervas de la Inmaculada Concepción), sino también para el hospital de Boryslav y los que están directamente en el frente (soldados, entre otros). De todo ello se encargó el hermano Tadeusz y sus innumerables voluntarios. Para algunos artículos, como los alimentos, los productos químicos o los dulces, bastaba con ir a una tienda o a un mayorista; otros, como los artículos médicos, debían encargarse con antelación, y la compra de otros, como un generador de electricidad, era casi un milagro, porque simplemente no estaban disponibles en las tiendas.

“El milagro” consistió en difundir la noticia sobre la necesidad de comprar el generador de este tipo entre los amigos (aquí una vez más la ayuda de FaceBook fue inestimable) y resultó que alguien conoce a un director de un hospital que acaba de recibir un generador de este tipo y está dispuesto a revenderlo, y para las necesidades de este hospital se puede comprar en el futuro. Esto es una prueba más de la gran bondad de muchas personas que tratan de ayudar a la gente de Ucrania.

Después de reunir todos los artículos necesarios, la noche anterior a la partida, comenzó el embalaje del bús y del coche con varias cajas: 700 kg de azúcar, grañones, arroz, conservas, dulces; medicamentos, desinfectantes, vendas, linternas, baterías, colchones, mantas… (espero no haber olvidado nada), ¡y en total había casi 2 toneladas de todo! Gracias a la ayuda de los voluntarios de nuestra parroquia en Lodz, el embalaje se realizó sin problemas. Después de empaquetar todos los regalos, quedaba poco tiempo para dormir, ya que la salida estaba prevista para las 4 de la madrugada.

Puntualmente a las 4.00 salimos de Łódź en dirección al paso de frontera de Kroscienko. Este es el paso de frontera más pequeño y por eso lo hemos elegido: es el que elige el menor número de personas, por lo que hay más posibilidades de pasar rápidamente la frontera. Como estaba previsto, después de unas 7 horas de carretera llegamos al paso de la frontera. Para nuestra sorpresa, resultó que era aún más tranquilo de lo que esperábamos. Aparte de una docena de tiendas de campaña y varias organizaciones de ayuda, no había prácticamente ninguna cola ni del lado polaco ni del ucraniano. Así que aquí estamos en Ucrania.

Extrañamente rápido e indoloro -como si no hubiera guerra- pasamos por la carretera a Boryslav, con una parada para recargar el bús justo en la frontera. Desde ese momento fuimos “escoltados” por el párroco, el padre Krzysztof Łabędź CMF. Sólo las barricadas desmanteladas en las entradas de las ciudades y pueblos indican que hay una guerra. Nos dimos cuenta de que los nombres de las ciudades y los postes indicadores estaban oscurecidos para dificultar la localización de posibles “huéspedes” de Rusia. Aparte de esto, la paz y la tranquilidad, la vida fluye perezosamente en los pueblos y ciudades que pasamos mientras conducimos.

Las hermanas viven en Boryslav -nuestra segunda parroquia junto a Truskavets- y es aquí donde se encuentra el punto de descarga y recarga de los productos de Polonia. Una vez más tuvimos la oportunidad de ejercitar nuestros músculos – en la última descarga. Todo ha ido muy bien: se nota la experiencia que han adquirido en las últimas semanas. La hermana Teresa se jactaba de que su récord de descarga de 20 toneladas de un camión era de 3 horas. Todas las cosas están dispuestas según su propósito: algunas para los refugiados que vivían en Boryslav y Truskavets, otras para los hospitales, otras para los soldados del frente o para los civiles que se quedaban allí; y por supuesto generadores para el hospital y para nuestros hermanos.

Después nos dirigimos a Truskavets para la Eucaristía; luego almorzamos y salimos a dar un pequeño paseo. Para los que no lo sepan: Truskavets es una ciudad balneario, con muchos sanatorios, que durante la guerra se convirtieron en hoteles para los refugiados más ricos del este de Ucrania. Nuestros cohermanos dicen que actualmente todos los sanatorios están llenos: 35.000 personas. Esto también se puede ver en las calles. Pero aquí no se ve realmente que haya una guerra: las tiendas y los restaurantes están abiertos; se ven colas para el café; muchos paseantes perezosos. El hecho de que hay una guerra fue recordado por el sonido de las sirenas de vez en cuando informando sobre un cohete disparado en algún lugar. Estos sonidos de advertencia nos impresionan mucho, los escuchamos siempre, pero aparte de nosotros nadie se preocupa demasiado. Aunque seguramente a cada persona en su interior le escuece el hecho de que otro cohete vuele desde Rusia o Bielorrusia para matar a personas inocentes, paisanos…

Por la tarde nos encontramos con Yura, un ucraniano que hace unos años estuvo en el noviciado de nuestra congregación y que hoy sirve en el ejército ucraniano. Hace unos días fue herido y llevado a Truskavets para su convalecencia. Qué pequeño es el mundo… Mientras me dirigía a su encuentro, pensé que probablemente Yura estaba destrozado o triste por sus heridas, y aquí está ante nosotros, un hombre sonriente que dice con voz segura que, en cuanto se recupere, volverá al frente para seguir luchando. Y añade con voz segura: “Vamos a ganar, porque no somos nosotros los que empezamos esta guerra y estamos en casa”. La conversación se prolongó durante mucho tiempo: sobre la vida en el frente, sobre cómo fue que lo hirieron, sobre la fe, sobre el futuro, sobre su mamá que heroicamente lleva ayuda en ciudad de Sumy. Hablamos también con un hombre mayor, Nicholas -también un soldado herido- que viene de Mariupol. Dijo que su esposa no quería salir de allí y él se fue a luchar. Cuando le dijimos que éramos sacerdotes, declaró que no era creyente; sin embargo, se persignó y dijo que su abuela lo había bautizado, y que era una mujer fuerte y sabia. Como nuestras abuelas, ¿verdad?

Después de un día excepcionalmente largo y lleno de acontecimientos, regresamos a casa y charlamos un rato con nuestros hermanos. Estamos muy animados por su compromiso, su dedicación a ayudar a los refugiados, pero también por su declaración de no moverse, pase lo que pase.

La noche pasó con el sonido de la lluvia que caía y las sirenas que sonaban de vez en cuando, en plena oscuridad, porque hay un apagón obligatorio en la ciudad – después de medianoche se apagan todas las luces de la ciudad para dificultar su localización en un posible intento de ataque aéreo.

Por la mañana salimos hacia Boryslav, donde grabamos vídeos y hacemos fotos; luego la Eucaristía y viaje al hospital infantil, donde donamos el famoso generador de electricidad. Para nosotros es “sólo” un generador, pero para el personal médico y los pacientes es cuestión de vida o muerte en la situación actual. Incluso el teniente de alcalde de la ciudad vino a agradecernos personalmente este regalo. Esto también fue capturado en la película. ¡Gracias a Dios que pudimos ser una extensión de las manos de tantas personas generosas!

Nos despedimos de nuestros cohermanos y de las Hermanas, porque es hora de partir en nuestro viaje de regreso. ¡Adiós, Ucrania! O mejor dicho, “hasta pronto”, ya que algunos tenemos previsto venir con otra “tanda” de regalos.

Aunque estuvimos en Ucrania menos de 24 horas y no vimos la verdadera guerra desde el frente, mucha gente a la que le contamos este viaje nos ve como una especie de héroes, cosa que no somos. Los héroes son los que se quedaron allí, luchando contra los invasores rusos. Los héroes son el personal médico, las innumerables monjas y sacerdotes, y la gente normal que arriesga su vida para llevar productos esenciales a las zonas de combate. Los héroes son los que sacan a las mujeres y a los niños de las ciudades bombardeadas, a menudo arriesgando y perdiendo la vida, porque los rusos también disparan a los civiles, por ejemplo a los que hacen cola para comprar pan. Estas son las historias que nos cuentan los conductores; también las conocemos por los telediarios. Estas son las historias contadas por las hermanas y claretianos que se encuentran cada día con los testigos de esta tragedia.

Muchas gracias a todos los que han hecho posible que vayamos, es decir, a todos los donantes de la CMF y a los laicos. Queremos dar las gracias a todos los voluntarios que, a pesar de sus obligaciones diarias, dedicaron su tiempo libre a comprar, clasificar y empaquetar todos los productos que llevamos a Ucrania. Por último, agradecemos a los que están al principio, en primera línea: las Hermanas, nuestros hermanos y todos los funcionarios de las ciudades de Boryslav y Truskavets que coordinan tan eficazmente las actividades.

Es bueno ver y saber cuanta bondad sale de vuestros corazones. Gracias a Dios por todos vosotros.

P. Piotr Bęza, CMF, Provincial de Polonia

Categorías

Archivo

Sexto, séptimo y octavo transportes humanitarios a Ucrania

Sexto, séptimo y octavo transportes humanitarios a Ucrania

Queridos hermanos, bienhechores y amigos Gracias a sus donaciones, que agradecemos mucho, pudimos llevar ayuda a los refugiados de guerra en Polonia durante el mes de julio y apoyar a familias, hospitales y soldados en Ucrania. Tras numerosas dificultades, durante el...

claretian martyrs icon
Clotet Year - Año Clotet
global citizen

Documents – Documentos